sábado, 5 de mayo de 2012

El cómo también es importante

Y yo trabajo "como me sale" tras haber meditado, pensado, dado vueltas a lo que creo que debe ser la educación.
Creo en una educación de tod@s y para tod@s, como dice mi sudadera verde. Y creo en una educación que tiene que preparar para este mundo que nada tiene que ver con lo que me enseñaron cuando yo tenía 7 años (los que ahora tienen mis abejitas). Hace ya cuatro o cinco años decidí que no quería repetir esquemas que nada tenían que ver con lo que creía ni con mi forma de pensar y sentir frente a la educación.
Por eso, si alguien entra en mi clase, verá peques tirados por el suelo, con sus cojines, trabajando en parejas, en grupos, leyéndose unos a otros, saliendo de clase para leer más alto en el pasillo, ayudándose, compartiendo conocimiento y descubriendo procedimientos. También verá niños sentados, concentrados, trabajando... pero sin orden ni concierto, con desorden y música, sin voces ni gritos, con voces y risas.
Estoy tratando de revolucionar el mundo cambiando lo que tengo entre manos: la educación.

--- Y, mientras tanto, me avisan de que el inspector va a ir a comprobar que todos tenemos nuestras programaciones didácticas ¡¡¡a finales de mayo!!! Qué bien están los despachos llenos de "despachados ----

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada