domingo, 13 de marzo de 2011

Hoy no puedo hablar de educación, aunque todo eduque

Tengo este blog para hablar de educación, de cosas que me preocupan, que hago, que me inquietan, que veo que otros hacen y me gustan... Normalmente estoy intentando seguir esta línea: utilizar el blog como sitio para favorecer la reflexión propia y, si a alguien le sirve, la ajena. Pero hoy no puedo. Estoy obsesionada con el mundo: me obsesiona la realidad de Libia, donde todos dábamos por segura la caída del hombre de plástico: Gadafi y, ahora, él está ganando la partida barriendo, a sangre y fuego, cualquier tipo de disidencia; me preocupa que les olvidemos y dejemos que aquello se convierta en ¿....? Y me preocupa, cómo no, Japón y todo lo que está pasando allí: terremoto, tsunami, centrales nucleares, ahora (parece ser) un volcán... Mi padre, en estos casos, siempre dice lo mismo: "sólo falta que también les den por el culo".
Pues que no les den. Que ya está bien... (¿seguro que aprieta pero no ahoga?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada